Diferencia entre Tarjeta de Crédito y Débito

Escrito por Elisa Morales
Editado por Blanca Padilla

Descargo: Este artículo puede contener enlaces de afiliados por los que podemos ser compensados. Para ver nuestra declaración de anunciante, haz clic aquí. Para ver nuestros socios, haz clic aquí.

Las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito son dos tipos de tarjetas bancarias que se utilizan para realizar pagos y transacciones financieras, pero tienen diferencias significativas en cuanto a su funcionamiento y a cómo afectan a tus finanzas personales. He aquí algunas de las principales diferencias:

¿Qué es una Tarjeta de Crédito?

Para definir literalmente lo que es una tarjeta de crédito, se trata de una fina pieza rectangular de plástico emitida por un banco que permite a los clientes tomar prestados fondos para pagar bienes en comercios que aceptan tarjetas para el pago. Las tarjetas de crédito imponen la condición de que los titulares devuelvan el dinero prestado, más los intereses aplicables, así como los gastos adicionales acordados, en su totalidad en la fecha de facturación o a lo largo del tiempo.

Además de la línea de crédito estándar, el emisor de la tarjeta de crédito también puede conceder una línea de crédito en efectivo (LOC) separada a los titulares de la tarjeta, permitiéndoles pedir dinero prestado en forma de anticipos en efectivo a los que se puede acceder a través de cajeros bancarios, cajeros automáticos o cheques de conveniencia de la tarjeta de crédito. Estos anticipos de efectivo suelen tener condiciones diferentes, como la ausencia de periodo de gracia y tipos de interés más altos, en comparación con las transacciones que acceden a la línea de crédito principal. Los emisores suelen preestablecer límites de préstamo basados en la calificación crediticia del individuo. Una gran mayoría de empresas permiten al cliente realizar compras con tarjetas de crédito, que siguen siendo una de las metodologías de pago más populares hoy en día para adquirir bienes y servicios de consumo.

Más información: ¿Cómo Funciona una Tarjeta de Crédito?

  1. Crédito Revolvente

    Con una tarjeta de crédito, estás pidiendo dinero prestado a la entidad financiera emisora de la tarjeta cada vez que haces una compra. Tienes un límite de crédito, que es la cantidad máxima que puedes gastar, y debes pagar el saldo al final del periodo de facturación. Relacionado: ¿Qué es un Crédito Revolvente?

  2. Pago Mensual

    Debes realizar al menos un pago mínimo al final del periodo de facturación. Si no pagas el saldo en su totalidad, se te cobrarán intereses sobre el saldo restante. Si pagas la totalidad del saldo, no incurrirás en intereses.

  3. Intereses y Comisiones

    Si no pagas la totalidad del saldo, el prestamista te cobrará intereses sobre el saldo impagado. También pueden aplicarse comisiones de demora y otros cargos. Relacionado: Cómo Pagar y no Generar Intereses

  4. Crédito Renovable

    A medida que pagas tu saldo, tu línea de crédito se renueva y puedes seguir utilizándola. Esto significa que puedes acumular deudas si no gestionas tus gastos de forma responsable.

Vexi es una emisora de tarjetas de crédito, sin embargo, no es una institución bancaria. Mantener tu cuenta al corriente, usar frecuentemente tu tarjeta y ser puntual con tus pagos son aspectos que debes tomar en cuenta para mantener un buen historial crediticio.

¿Qué es una Tarjeta de Débito?

Una tarjeta de débito es más fácil de definir porque es simplemente una forma de acceder a los fondos de tu cuenta corriente. . Se parece a una tarjeta de crédito, pero funciona de forma diferente. La cantidad de dinero que puedes gastar con una tarjeta de débito viene determinada por la cantidad de fondos de tu cuenta, no por un límite de crédito como el que tienen las tarjetas de crédito.

Al contrario que con una tarjeta de crédito, no te endeudas cuando utilizas una tarjeta de débito, porque la utilizas para acceder a fondos que ya tienes. No tienes que hacer pagos mínimos mensuales con una tarjeta de débito porque no hay deuda que pagar.

Puedes utilizar una tarjeta de débito para sacar dinero de un cajero automático o puedes hacer compras con ella como haces con las tarjetas de crédito. Con las tarjetas de débito, puede que necesites introducir tu PIN (número de identificación personal), aunque muchas tarjetas de débito pueden utilizarse para hacer compras sin PIN.

Las tarjetas de débito retiran los fondos inmediatamente de la cuenta afiliada. Por tanto, tus gastos están limitados a lo que haya disponible en tu cuenta corriente, y la cantidad exacta de dinero que tienes para gastar fluctuará junto con el saldo de tu cuenta.

  1. Uso de Fondos Propios

    Con una tarjeta de débito, utilizas tus propios fondos. Cada compra que haces se deduce directamente de tu cuenta bancaria vinculada a la tarjeta.

  2. Sin Deudas

    No pides dinero prestado, por lo que no tienes un saldo pendiente que pagar más adelante. No hay intereses asociados al uso de una tarjeta de débito.

  3. Límite de Gasto

    Tu capacidad de gasto está limitada a los fondos disponibles en tu cuenta bancaria. Si intentas gastar más de lo que tienes, la transacción será rechazada.

  4. No se Requiere Pago Mensual

    No estás obligado a hacer pagos mensuales con una tarjeta de débito, ya que no hay deuda acumulada que devolver.

Descubre la nueva era financiera con Nu. Obtén hasta un 15% de crecimiento anual en tu Cuenta Nu y $0 de anualidad en tu Tarjeta de Crédito Nu.

Tarjetas de Crédito y Débito Nos Traen la Inclusión Financiera

Los datos del Banco Mundial dicen que el 75% de la población pobre del mundo no tiene una cuenta bancaria ni utiliza productos como una tarjeta de crédito. Esto puede deberse a que asumen que no necesitan una cuenta bancaria porque no tienen dinero. Esto tiene sentido

Pero la realidad es que, aunque no tengas dinero, necesitas acceder a servicios financieros. Los productos de deuda dan miedo, pero pueden cambiar completamente tu vida a mejor si los utilizas de forma responsable.

¿Qué es la Inclusión Financiera?

La inclusión financiera se refiere a la accesibilidad y disponibilidad de servicios y productos financieros en las comunidades pobres. Estos servicios incluyen, entre otros:

  • Banca

    Acceso a servicios bancarios básicos, como cuentas de ahorro, cuentas corrientes y servicios de pago como transferencias electrónicas de fondos.

  • Créditos y Préstamos

    Acceso a créditos y préstamos, que pueden ser esenciales para que particulares y empresas inviertan, se expandan y mejoren su bienestar financiero.

  • Seguros

    La posibilidad de contratar una cobertura de seguro para protegerse frente a diversos riesgos, como los de salud, vida, propiedad y empresa.

  • Inversión y Ahorro

    Acceso a oportunidades de inversión y mecanismos de ahorro que ayudan a particulares y empresas a crear riqueza y alcanzar la seguridad financiera.

  • Servicios Financieros Digitales

    Inclusión en el ecosistema financiero digital, que incluye banca móvil, monederos móviles y acceso a servicios financieros en línea, lo que permite realizar transacciones más fáciles y cómodas.

  • Remesas

    La capacidad de enviar y recibir dinero nacional e internacionalmente, especialmente importante para los trabajadores migrantes y sus familias.

La inclusión financiera es esencial porque las sociedades financieramente inclusivas tienden a experimentar un mayor crecimiento económico a largo plazo. Ampliar los servicios financieros puede conducir a la creación de empleo y fomentar el espíritu empresarial, lo que es excelente para las comunidades pobres. Además, la inclusión financiera puede ayudar a abordar las desigualdades de género, ya que las mujeres a menudo se enfrentan a obstáculos para acceder a los servicios financieros y participar en la economía formal.

Descubre la confianza financiera con Klar. Obtén tu línea de crédito en 3 minutos, una cuenta con un crecimiento anual del 10% y una inversión con hasta un 17%.

Con Prex, obtenés una cuenta, tarjeta prepaga internacional y una App todo en uno. ¡Gratis! Sin costo de mantenimiento ni renovación. ¡Solicitala ahora!

En Resumen

En resumen, la principal diferencia radica en que una tarjeta de crédito te permite gastar dinero prestado, con la obligación de devolverlo más tarde, mientras que una tarjeta de débito te permite gastar tus propios fondos directamente desde tu cuenta bancaria. El uso responsable de una tarjeta de crédito puede ayudarte a construir tu historial crediticio, pero también conlleva el riesgo de acumular deudas y pagar intereses. Una tarjeta de débito te permite gastar sólo lo que tienes, lo que puede ayudarte a evitar deudas, pero no tiene el mismo efecto en tu historial crediticio. Ambos tipos de tarjetas tienen ventajas e inconvenientes, y la elección entre una u otra depende de tus necesidades financieras y de tu capacidad para gestionar tus finanzas.

Elisa Morales nació en Santiago de Chile. Su amor por las finanzas personales nace de su sorpresa ante el hecho de que no se enseñen en las escuelas, y sí es la única materia que todo ser humano necesita para tener éxito.

Más Artículos de Tu Interés

revolut empresa
12/03/2024

Revolut: Funciones, Lista de Espera y Opiniones Recientes

En la era digital, donde la comodidad y seguridad en las transacciones financieras son cruciales, las billeteras virtuales experimentan una gran demanda.
tarjetas de credito sin anualidad
20/03/2023

Tarjetas de Crédito Sin Anualidad

Las tarjetas de crédito son uno de los productos financieros más solicitados en México y el mundo. Esto se debe a la
cuentas digitales mexico
10/04/2023

Cuentas Digitales México: ¿Qué tanto Simplifican tu Vida?

La tecnología hace un par de años se ha apoderado de muchas áreas importantes, como son el retail y el sector financiero.
¿Preguntas o comentarios?

Comments (0)